LOS YARITUSES DE SAN JAVIER

27 de abril – 16 de junio
Público: 21.567 visitantes

Antes de la llegada de los españoles a la región chiquitana de San Javier, la tribu Piñocas atribuía la abundancia de una buena casería, pesca y cosecha de sus productos alimenticios a su ser supremo Nupayare o Piyo Sagrado, por lo que tras cada temporada ofrecía un ritual de agradecimiento.
Este ritual en el idioma nativo besiro se llama Yaritux, que significa cerro. De ahí proviene la palabra Yarituses o “el que adora en los cerros”.

Con la llegada de los misioneros jesuitas, los rituales de los Yarituses tuvieron cambios que, con el pasar del tiempo, concluyeron en la veneración a las festividades de San Pedro y San Pablo como fusión de la mitología chiquitana con el ritual cristiano. La simbiosis permanece vigente y se celebra cada año, los días 29 y 30 de junio.
La festividad de los Yarituses es Patrimonio Cultural e Inmaterial del municipio de San Javier, en Santa Cruz.

Juan Bustillos – Esculturas
El escultor Juan Bustillos presenta máscaras en metal inspiradas en la danza de los abuelos que acompañan a los Yarituses. Todos bailan en agradecimiento por la caza y los alimentos que provee. Su atuendo está dedicado a los animales y a los frutos de la naturaleza. Bustillos reproduce los motivos de las máscaras Yaritús y hace sus propias versiones.

Juan Bustillos nació en Yungas, La Paz, un 16 de diciembre de 1958. Inicio su actividad como escultor en 1983, en las técnicas en madera. Estudió la madera en el Taller de Artes Visuales de Santa Cruz; la piedra en el taller de Ted Carrasco, en La Paz; y el bronce en la Escuela Kobatake Kobo, en Saitama, Japón. En 2000 construyó en Santa Cruz el espacio de arte Búho Blanco, su taller, galería y vivienda. En 2007 inauguró el Búho Blanco en San Javier, en la Chiquitanía cruceña, rodeado de grandes rocas de granito, para la difusión de actividades de arte y cultura.
Expuso y participó en múltiples simposios internacionales de escultura en EE.UU., Argentina, Perú, Japón, Austria, Alemania y los más recientes, Simposio Nuestros Parques 2015 y 2016, en Santiago de Chile.
Fue premiado en Bolivia, Argentina y Japón. Obtuvo el Primer Premio Bienal de Santa Cruz (1983-1993-2008), fue galardonado en la Primera Trienal Internacional del Chaco Resistencia, Argentina (1991) y recibió la Mención de Honor en The 4th Bienniial Exibition of Arts in Makurasaki, Japón (1995).
Con su obra monumental tiene emplazamientos de esculturas en espacios públicos de La Paz, Sucre y Santa Cruz.
Desde 2005 ejerció como gestor cultural y codirector voluntario de Manzana 1 Espacio de Arte, entidad con la que organiza el Simposio Internacional de Escultura de Santa Cruz, en calidad de director.
Juan Bustillos fomenta la formación de nuevos escultores bolivianos. Anualmente abre su taller a becados por él, jóvenes artistas bolivianos que aprenden de su trabajo. Desde 2009 hasta hoy suman 23 beneficiados de esta capacitación práctica.

Leoni – Pintura
La pintura de Leoni en Yarituses registra la festividad que se realiza en San Javier, en un lenguaje plástico. Es así que recrea expresiones inspiradas en la fe y la tradición: el Dios Piyo, la protección de la constelación astral de la Cruz del Sur, ofrendas de animales y frutos, música, abuelos y el escenario natural de las rocas de la serranía Piedra de los Apóstoles, donde se escenifica el ceremonial de los
Yarituses, considerado su lugar sagrado.
Las obras de Leoni están plasmadas en distintos formatos y técnicas: pintura en acrílico, instalación y performance, que une música y pintura para contar la historia.

Leoni realizó sus estudios en la carrera de Artes Plásticas de la UMSA (La Paz), de donde egresó en 2000. Obtuvo el primer lugar del premio Salón María Esther Ballivián, de cerámica, en 1997; y el primer lugar del premio Salón Wálter Solón Romero,en la categoría afiche, en 1998, ambos otorgado por la UMSA. Expuso en Tarija, Cochabamba, Cobija, Oruro, Beni, Potosí, Sucre, Santa Cruz y La Paz, en Bolivia y fuera del país en Costa Rica, Uruguay, Brasil, Chile, Perú y Mozambique.
Su pintura se caracteriza por abordar la simbología del patrimonio cultural y natural boliviano.