FRACTALES

CARLOS PAZ

SÍNDROME DE ALTAMIRA

CÉSAR TORRICO

Noviembre 2014
Público: 12.835 visitantes

El arte de Carlos Paz y César Torrico converge en Manzana 1 Espacio de Arte

Desde el 6 de noviembre, Manzana 1 Espacio de Arte expone obras de los artistas Carlos Paz, autor de Arte fractal; y César Torrico, autor de Síndrome de Altamira.
Arte fractal, del arquitecto Paz, se refiere al campo visual-plástico y una serie de gráficos desarrollados a partir de un software que cuenta con la modalidad Freeware. Una serie de patrones se repiten de manera infinita. Son números hechos arte.
Torrico, autodidacta, presenta tres series marcadas por contextos que lo cautivan y en los que da forma, e incluso rostro, a los protagonistas que deambulan por las rutas de sus motivaciones: Macondo, Centauro y Eva.

Carlos Paz, arquitectura y diseño fractal
Carlos Fernando Paz Medina, arquitecto de profesión, llegó de su natal La Paz a Santa Cruz de la Sierra en 1985. En esta tierra caliente cursó la universidad y cautivado por su vida y su gente, la hizo suya. Desde entonces participó en numerosos concursos nacionales de arquitectura en los que ganó premios a escala individual y grupal. Actualmente su producción como especialista está dedicada a la arquitectura de interiores, diseño de muebles y diseño en general, en el estudio DUO Arquitectura. En 2007 incursionó en el diseño fractal, técnica en la que generó numerosas propuestas experimentales hasta la actualidad.
Expuso en el Centro de la Cultura plurinacional (Santa Cruz de la Sierra, abril 2014), en la Alianza Francesa (Santa Cruz de la Sierra, mayo 2014) y Larga noche de museos, en Merida Romero espacio de arte (La Paz, mayo 2014).
La muestra Arte fractal está referida al campo visual-plástico. Se trata de una serie de gráficos desarrollados a partir de un software que cuenta con la modalidad Freeware. El trabajo de Carlos Paz, de casi siete años de experimentación, responde a la técnica matemática de Geometría Fractal desarrollada por Benoît Mandelbrot, en 1975. Se refiere a una serie de patrones que se repiten de manera infinita. Son números hechos arte.
Esta producción está directamente ligada al gusto de colores, transparencias, luces y contrastes. No pretende surgir a partir de conceptos ni deformaciones de imágenes preconcebidas. El trabajo terminado se define a partir de detalles llamativos, trabajo de tonos y proporciones. La transferencia física es realizada sobre lienzo o vidrio mediante impresión de alta calidad sobre medios específicos.

Arte digital, impresos en lienzo, vidrio y papel reciclado

Carlos Paz transita la creación por el camino del arte fractal y su cosecha se hace cada vez mayor: impresos sobre lienzo, vidrio y papel reciclado. Cada uno dotado de un estilo propio y diferente.
Es una muestra de arte digital, contemporáneo, basado en la geometría fractal, una corriente de la matemática hecha gráfico o, visto de otra manera, fórmulas que se vuelven dibujos. La repetición infinita de un patrón base es su principio. Combinado esto y distorsionados los colores, el producto es una serie de líneas que degradan en color y texturas hasta llegar a la transparencia.
El otro paso, el proceso del diseño, se ejecuta en una computadora como extensión de la creación del artista, que remplaza el pincel por un mouse y, a partir de ahí, genera gráficos que luego son impresos.
Sí, el resultado le genera sorpresa, la misma que debe sentir un acuarelista cuando de pronto tiene una mancha que no tenía prevista y aparece en la composición, con la diferencia de que el creador ejerce un control sobre el gráfico, hay cosas que son deseadas, buscadas y conseguidas.

César Torrico, pintura, lienzo y escenografía
César Torrico nació en Catavi (Potosí) en 1969. Autodidacta, su crecimiento artístico transitó por la experiencia de crear para numerosas exposiciones individuales y colectivas que presentó en Sucre, Santa Cruz y La Paz.
También recibió varios reconocimientos nacionales, entre ellos el primer premio en pintura de la XlV Bienal de Artes Plásticas de Santa Cruz de la Sierra, en 2004; y menciones de honor en el Salón Pedro Domingo Murillo de La Paz de los años 2012 y 2014.
Su creatividad trasciende del bastidor a las tablas como colaborador en escenografías de las obras La Ilíada, Frágil, Otra vez Marcelo y Hamlet de los Andes, de la compañía Teatro de los Andes, para la que igualmente creó objetos y afiches.
Inspirado en la mitología guaraní, desde 1999 el mural de su autoría Iyambae o Sin dueño es un icono instalado en el Museo de Niños Tanga Tanga de Sucre.
César Torrico agrupa los cuadros de la exposición Síndrome de Altamira, que presenta en Manzana 1 Espacio de Arte, en tres series marcadas por contextos que lo cautivan y en los que da forma e incluso rostro a los protagonistas que deambulan por las rutas de sus motivaciones.
La serie Macondo contiene personajes o retratos imaginarios de personajes de la literatura latinoamericana. La serie Centauro está poblada de seres imaginarios como centauros, minotauros, ninfas y otros de la mitología universal. Y la serie Eva con mujeres que se pintan o dibujan a sí mismas en un acto de auto creación; debe su nombre a la primera mujer sobre la Tierra.
Isabel viendo llover en Macondo, Algodón de azúcar, Beso de la luna… son sugerentes obras de César Torrico. “La pintura y la realidad se contraponen, ella, con un abrir y cerrar de ojos irrumpe lo cotidiano para deshacerlo todo y poner en cuestión este aburrido combo de mercado”.
Centauro, Macondo, Minotauro en su laberinto… “así, ella permanece, sin razón alguna pero con el mismo instinto y necesidad vital de aquellos seres humanos que pintaron las Cuevas de Altamira en la Prehistoria de la humanidad. Ya ellos antepusieron la percepción a la palabra e inventaron eso que después se llamó arte”.