Maximiliano Siñani

La muestra retrospectiva, con la que se celebran diez años de residencias artísticas de Kiosko, ha sido bien recibida por el público de Manzana 1 y del Simón I. Patiño, donde se exhiben

Un grupo de niñas entre 7 y 12 años, vestidas con guardapolvo escolar, se paran frente a las puertas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y comienzan a gritar una serie de palabras referidas con una realidad muy actual: la trata de personas. Las imágenes, que buscan evidenciar la violencia sexual y el fenómeno de niñas y mujeres desaparecidas víctimas de un mercado ilegal del cuerpo, son parte de Niña roja, un video performance de la artista Carla Spinoza, que participa con esta obra de la muestra Todos los ojos en Bolivia, diez años de residencias artísticas de Kiosko Galería, que se exhibe en Manzana 1 y en el Centro Simón I. Patiño.

El impacto de las propuestas ha sido evidente en el público, que visitó ambas muestras durante sus aperturas, así como las palabras de elogios por lo novedoso y arriesgado de las obras curadas por el artista Douglas Rodrigo Rada.
“Es emocionante y sorprendente, porque hemos escogido obras que han estado en otros contextos, pero seleccionar esto es como ir cerrando capítulos y ver el producto más maduro”, expresó la directora de Kiosko, Raquel Schwartz.

Por su parte, respecto al criterio de selección de las obras de los 29 artistas -bolivianos y extranjeros- que estuvieron en las residencias que la galería cruceña ofrece desde 2007, Rada afirma que la principal motivación fue no caer en los lugares comunes. “Muchas de las obras que me inspiran son las que llegan a hablar de lo boliviano desde lo extranjero”, indicó el curador.
Ambas muestras estarán abiertas todo el mes.

Fuente y foto: eldeber.com.bo